JUAN MANUEL MARTÍN-MORENO, S.J.

1y ago
69 Views
5 Downloads
592.40 KB
15 Pages
Last View : 4d ago
Last Download : 19d ago
Upload by : Gannon Casey
Transcription

JUAN MANUEL MARTÍN-MORENO, S.J.PERSONAJES DELCUARTO EVANGELIO3ª edición2002Desclée De Brouwer

ÍNDICEINTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13I. LOS HIJOS DE LA LUZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .19CAP. 1: EL DISCÍPULO AMADO . . . . . . . . .a) Símbolo o realidad . . . . . . . . . . . . . . .b) El discípulo amado ¿uno de los Doce?.c) Identidad del discípulo amado . . . . . .d) La tradición acerca de la identidad . . .e) La evidencia interna o el retrato robot.f) Ser discípulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .g) Ser amado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . .252528293133384043.CAP. 2: EL BAUTISTAPORTAVOZ DEL ANTIGUO TESTAMENTO . . . . . . . . .a) El Bautista y sus discípulos . . . . . . . . . . . . . . . . .b) El conflicto entre la comunidad del Bautista yla comunidad juánica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) El testimonio de Juan y el prólogo del evangeliod) Arquitectura del prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . .e) El simbolismo de Juan Bautista . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4747.5154555759CAP. 3: LOS PRIMEROS DISCÍPULOSa) La semana inaugural. . . . . . . . .b) Los dos primeros discípulos . . .c) La cadena de vocaciones . . . . .d) El anuncio de cosas mayores . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . .616163707275CAP. 4: LA MADRE DE JESÚS . . .a) María símbolo y realidad . .b) La mujer y la hora . . . . . . .c) María en las Bodas de Canád) La Madre y el discípulo . . .e) La acogida del discípulo . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . .77777882879395.

10PERSONAJES DEL CUARTO EVANGELIOCAP. 5: NICODEMO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .a) La figura de Nicodemo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .b) Primer acto: nacer de nuevo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) Segundo acto: la gloria de los hombres y la gloria de Diosd) Tercer acto: la atracción de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9999102107109112CAP. 6: LA SAMARITANA . . . . . . .a) El personaje y su simbolismob) Encuadramiento del diálogo .c) La conversación con la mujerd) El desarrollo teológico . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . P. 8: LA MULTITUD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .a) La multitud junto a la puerta de las ovejas . . . . . .b) Un pueblo que sigue a Jesús en su Éxodo pascualc) El pastoreo y el alimento . . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) El rebaño y los malos pastores . . . . . . . . . . . . . . .e) Conocimiento mutuo entre el pastor y el rebaño . .f) Dar la vida por las ovejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .g) La unidad del rebaño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .153154157160162165167170172CAP. 9: LA FAMILIA DE BETANIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .a) La resurrección de Lázaro en su contexto . . . . . . . . . . . .b) Una familia de amigos de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) Significado de la resurrección de Lázaro . . . . . . . . . . . . .d) Muerte y resurrección en la teología del cuarto evangelio .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .175175178185192196CAP. 7: LOS ENFERMOS . . . . . . . . . . . . .a) Enfermedad y curación en el cuartob) El hijo del funcionario real . . . . . . .c) El paralítico de la piscina . . . . . . . .d) El ciego de nacimiento . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . .CAP. 10: PEDRO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199a) Pedro y el discípulo amado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199b) El momento de la vocación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203

11ÍNDICEc) La confesión de Pedro . . . . . . .d) El lavatorio de los pies . . . . . . .e) Las negaciones de Pedro . . . . .f) La carrera hacia el sepulcro . . .g) La Rehabilitación de Pedro . . . .h) El seguimiento hasta la muerte .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . .205208212215217222224CAP. 11: MARÍA MAGDALENA . . . . . . . . .a) La Magdalena de la historia . . . . . . .b) La Magdalena en el cuarto evangelioc) La búsqueda. . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) Las lágrimas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .e) Los ángeles . . . . . . . . . . . . . . . . . . .f) El encuentro. . . . . . . . . . . . . . . . . . .g) La misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . .227227231235236238239244245CAP. 12: TOMÁS. . . . . . . . . . . . . . . .a) Primera mención de Tomás . . .b) La incredulidad de Tomás. . . . .c) Partida y reencuentro con Jesúsd) La aparición a Tomás . . . . . . . .e) Las llagas de Jesús . . . . . . . . . .Notas del capítulo . . . . . . . . . . . .249251254257260263267.II. LOS QUE ODIAN LA LUZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269CAP. 13: LOS CIEGOS. . . . . . .a) Los judíos. . . . . . . . . . . .b) Los fariseos de la historiac) La ceguera espiritual. . . .d) El pecado y los pecados .Notas del capítulo. . . . . . . .271271273278283285CAP. 14: OTROS AGENTES DE LAS TINIEBLAS .a) La muchedumbre . . . . . . . . . . . . . . . . . . .b) Los “hermanos” de Jesús. . . . . . . . . . . . . .c) Los sacerdotes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) Judas Iscariote . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .287287290292295302

12PERSONAJES DEL CUARTO EVANGELIOCAP. 15: PILATO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .a) La historia de la pasión según el cuarto evangelio. . . . . .b) Perfil histórico de Pilato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) La realeza de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) Jesús Hombre, juez, Hijo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . .e) La pasión en clave de gloria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .f) Posibles omisiones redaccionales en el relato de la pasiónNotas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .305305312315320322325328CAP. 16: EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDOa) El mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .b) El odio del mundo . . . . . . . . . . . . .c) El Príncipe de este mundo . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . .331331335337346.III. EL PROTAGONISTA ABSOLUTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349CAP. 17: EL HIJO ÚNICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .a) ¿Cristocentrismo o teocentrismo? El Dios amorb) “El” Hijo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) Jesús el Revelador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) El Verbo encarnado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .e) Jesús y el Paráclito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Notas del capítulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .351351355359364368374APÉNDICE 1: CONSTANTES LITERARIAS Y TEOLÓGICASa) Referencias bíblicas de Juan . . . . . . . . . . . . . . . . . . .b) Títulos cristológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .c) Promoción e invitación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .d) El malentendido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .e) La ironía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .f) Paisajes psíquicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .g) Aplicación de los sentidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .h) Alusiones fugaces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .i) Las cifras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .377377379380382383386386387388APÉNDICE 2: TEMAS DEL EVANGELIO. . . . . . . . . . . . . . . . . . 391

INTRODUCCIÓNSiempre me preocupó el abismo que existe entre la exégesis dela Biblia, tal como se realiza en las universidades, y el modo comose usa la Biblia en la vida de la Iglesia, en su oración, su liturgia, sucatequesis, su vida espiritual. A veces parece que esos dos mundosviven totalmente de espaldas el uno al otro. Se da el caso de personas anfibias que tienen que vivir simultáneamente en ambos mundos, pero da la impresión de que cambian de indumentaria al pasarde uno al otro, como quien debe representar personajes distintos enla misma obra de teatro en la sesión de tarde y en la sesión de noche.Mi vocación personal ha sido siempre servir de puente entre ambos mundos, aunque esto me condene a sentirme un tanto extraterrestre en ambos simultáneamente. Esta vocación de hacer de puentenace de un afán de lealtad a ambos mundos, al descubrir lo muchobueno que ambos atesoran, lo complementario de sus enfoques, la riqueza que proviene de su hibridación. En muchas ocasiones trabajosmuy técnicos sobre análisis narrativo de textos, o sobre la crítica de laredacción, me han aportado luces muy importantes en mi vida de oración y en la comprensión espiritual de esos mismos textos. Y, a la vez,muchas veces iluminaciones recibidas en mi vida espiritual o en miministerio pastoral me han ayudado a entender el significado profundo de debates técnicos acerca de determinados problemas exegéticos.Durante varios cursos me tocó enseñar el tratado “Escritos deJuan” en el CETEP de Murcia, antes de mis años de estancia en Jerusalén. Desde entonces he tenido curiosidad por mantenerme al díasobre todo lo que se va publicando acerca de este tema. Este año mepidieron en el Seminario San Luis Gonzaga de Jaén (Perú) que dic-

14PERSONAJES DEL CUARTO EVANGELIOtase este curso a los seminaristas. Suponía para mí volver al Perú después de 25 años de ausencia, y reencontrarme con aquel seminarioque yo había colaborado a fundar en los principios de mi sacerdocio. Coincidió este curso con el tiempo de Pascua durante el cual laIglesia lee el evangelio de San Juan en su liturgia. Esto me obligabaa hablar sobre estos textos al mismo público por la mañana en laclase y por la tarde en la homilía.Este es el contexto en el que nació este libro. Dudé mucho sobreel enfoque más adecuado: ¿Una exposición del evangelio siguiendoel orden de sus capítulos y versículos? Ya existen muchas. ¿Un estudio teórico de los principales temas teológicos del evangelio? Hay elpeligro de reducir un texto básicamente narrativo a un prontuariodogmático. ¿Unas meditaciones espirituales para acompañar unosejercicios espirituales o un tiempo de oración fuerte? Fue mi primerobjetivo, pero me resultó artificial tener que combinar la dinámicainterna del evangelio con la dinámica interna de los ejercicios de SanIgnacio sin traicionar a una de las dos. Además este intento ya existe en la magnífica obra de J. Laplace.Al final vi la ventaja de seguir el hilo de los diversos personajesque aparecen en el evangelio. Este enfoque respeta el carácter básicamente narrativo y dramático de la obra. El cuarto evangelio es,ante todo, la historia de los encuentros y desencuentros de una seriede personajes con Jesús de Nazaret, y la constatación del desenlacede estos encuentros que culminaron en su acogida o en su rechazo.Se trata de la crónica de unos encuentros, en los que el interés secentra sobre todo en el desenlace. Cuando hablemos del ciego denacimiento haremos notar el clímax del momento en que el ciego sepostra ante Jesús y lo adora diciendo: “Creo, Señor”.Ciertamente el evangelio no es una crónica neutral. El lector quedaimplicado desde la primera página al ser invitado también él a pasarpor esta misma experiencia de encuentro con la Luz. Los personajesque como Pilato tratan de desimplicarse y mantenerse neutrales en suescepticismo ante la Verdad –“¿Qué es la verdad?” (18,38)–, acabansiendo arrastrados por la dinámica de las cosas a tomar postura activa y a convertirse en agentes de las tinieblas en su lucha contra la luz.Desde el principio, el evangelio quiere implicar al lector en elrelato. Se ha escrito para una comunidad concreta, que vive en unas

INTRODUCCIÓN15circunstancias muy concretas que iremos analizando; pretende actualizar los recuerdos sobre Jesús en el nuevo contexto de dicha comunidad, retroproyectando anacrónicamente a aquella época personajes y situaciones posteriores.El método de lectura en relieve que utilizaremos, trata de imbricar dos estratos cronológicamente diversos: uno es el de la historiade Jesús de Nazaret en su contexto de los años 30, y otro el de lacomunidad del discípulo amado en su contexto de los años 80. Lasimágenes de ambos relatos han quedado fundidas. La curiosidadarqueológica y retrospectiva por el Jesús histórico y sus condicionesde vida ha quedado subsumida en el interés más vital y contemporáneo por el Jesús que vive hoy en la comunidad del discípuloamado y por sus nuevas vicisitudes en este nuevo contexto.Esta misma lectura en relieve que el evangelista propuso a los lectores de su generación es el tipo de lectura a la que se nos invitatambién a los lectores de hoy. Se trata de una lectura en el Espíritu.Jesús no ha quedado momificado en unos recuerdos, ni en unoscódigos éticos, ni en unas palabras disecadas como mariposas, ni enunas vendas tiradas por el suelo que tendríamos que manosear y atesorar como reliquias. Vivimos en el tiempo del Paráclito, el que noshace recordar a Jesús, pero también el que nos guía hacia su verdadplena y actualizada.El evangelio hace una lectura en relieve de los recuerdos sobreJesús y de sus palabras para los hombres de una generación mediosiglo posterior. Evita así fosilizar a Jesús en los años 30. Pero sería ungran error de nuestra parte el fosilizar a Jesús en los años 80 delevangelista, y no seguir la misma dinámica iniciada por él hasta aterrizar en nuestra propia generación. Sólo en esta perspectiva se haceverdadera exégesis de la intención del autor.Por eso, continuamente intentaremos comprender el evangeliodesde nuestra problemática actual, en el convencimiento de que esteenfoque no se reduce a una actualización del texto a posteriori. Nose trata de sacar consecuencias prácticas, devotas o piadosas queserían un pegote extrapolado a la exégesis “científica”. La introducción de nuestra perspectiva actual es parte del momento de la exégesis misma, y en ningún modo un corolario. El texto y la vida dellector se implican tan estrechamente, que la vida del lector se con-

16PERSONAJES DEL CUARTO EVANGELIOvierte en clave de interpretación del texto, y el texto en clave deinterpretación de la vida del lector.Este movimiento circular hace que un mismo lector pueda hacernuevas lecturas del texto que sean cada vez más iluminadoras. Desdeuna vida cambiada por la primera lectura, el lector podrá embarcarse en una segunda lectura que le descubrirá nuevos horizontes quesu yo primerizo no había sido todavía capaz de descubrir.Además uno nunca lee un texto solo, sino desde el seno de unacomunidad interpretativa, con la que comparte el lenguaje, la contemporaneidad, la experiencia de fe puesta en común, la cosmovisión. También la comunidad entra en un diálogo creativo con eltexto. Y aquí también cabría distinguir distintas comunidades queson como círculos concéntricos a los que pertenecemos simultáneamente. Yo leo el evangelio desde mi comunidad que es la Iglesiacatólica, y desde su tradición interpretativa. Pero en momentospuedo leerla también desde comunidades subsidiarias a las que también pertenezco. Muchos de mis descubrimientos no me hubieransido posibles al margen de este horizonte de comprensión.En este sentido, toda la hermenéutica postmoderna ha tenido uninflujo positivo, en cuanto que nos ha liberado de la servidumbretiránica a los métodos histórico-críticos. Una visión estrecha y arcaizante de la “intención del autor” puede hacer que los evangeliosqueden secuestrados por los métodos histórico-críticos, que se convierten en dueños y señores de un pretendido sentido objetivo deltexto, en lugar de ser sus instrumentos y servidores. En el caso delcuarto evangelio la intención del autor no necesita de muchas elucubraciones. Es absolutamente diáfana y transparente: “Estas señaleshan sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo deDios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre” (20,31).El evangelio ha sido escrito desde la fe, para solicitar la fe, y paradar vida mediante esa fe. Toda lectura del evangelio que no se sitúeen esa dinámica y no lleve a la fe, o no contribuya a dar vida a loslectores, no está sintonizando con la “intención del autor” y por esono podrá nunca comprender el texto, por mejores que sean los instrumentos filológicos, literarios, históricos o sociológicos que utilice.En cambio, desde la fe podremos abrirnos a todos esos instrumentos y a sus resultados, sobre todo a aquellos que gocen de una-

INTRODUCCIÓN17nimidad entre la mayoría de los investigadores, que sean eclécticosy multidisciplinares, que no sean simple reflejo mimético de lasmodas pasajeras del mercado consumista de la teología, que no esténviciados de entrada por prejuicios y precomprensiones manipuladoras ajenas al texto mismo.Nuestra obra se dirige a un amplio círculo de lectores. Nuestrodeseo es que pueda aprovechar tanto a personas especializadas enlas ciencias bíblicas, como a cristianos comprometidos –laicos, sacerdotes o religiosos–, que carecen de una formación exegética más técnica. Una vez más, el peligro de querer abarcar demasiado es no llegar ni a unos ni a otros.Este libro no pretende ser una obra de investigación sino de altadivulgación. Con todo, una obra de estas características no puedeevitar tener cambios de tensión demasiado bruscos, con subidas ybajadas que pueden descolocar al lector. Hemos procurado utilizarlas notas para situar allí determinadas referencias más técnicas, quepuedan iluminar a quien las vaya buscando, y no obstaculicen elcamino a quienes no las necesitan.El peligro de los métodos bíblicos es su uso unilateral. Cada método puede aportar intuiciones valiosísimas cuando sus resultados seintegran con los que son aportados por los otros métodos.El estudio diacrónico del texto, la historia de su redacción, de lasfuentes utilizadas, de las posibles ediciones por las que ha ido pasando, puede aportar una comprensión de determinadas aporías que nopodrían explicarse convincentemente de otro modo. Aquí tienen mucho que contribuir la historia de las formas y las tradiciones y el estudio de las fuentes.El estudio literario del texto por medio del análisis narrativo delos relato

Esta misma lectura en relieve que el evangelista propuso a los lec-tores de su generación es el tipo de lectura a la que se nos invita también a los lectores de hoy. Se trata de una lectura en el Espíritu. Jesús no ha quedado momificado en unos recuerdos, ni en unos códigos ét